AllaNad

Preparando el camino.

CÓMO TRANSFORMARSE EN UNA PERSONA MÁS AMOROSA

1ª Corintios 13 termina con estas conocidas palabras: “Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.” El amor es el primer fruto del Espíritu que se menciona en Gálatas 5. ¿Pero qué es el amor?
El amor es posiblemente la palabra más malentendida del mundo. Parte del problema es que usamos esta palabra para describir muchas cosas. De tanto usarla, destruimos su significado: “Amo a mi país”, “Amo a mi perro”, “Te amo”. Usamos la palabra amor en tantas formas diferentes que perdió literalmente mucho de su significado.
Es difícil dar o recibir amor cuando ni siquiera se entiende qué es. Ahora bien, debemos entender un par de conceptos populares equivocados acerca del amor: La mayoría de la gente piensa que el amor es un sentimiento, que es un nudo sentimental en el estómago, un océano de emoción; Cierto, el amor produce sentimientos, pero es más que un sentimiento.
Otro malentendido es que el amor es incontrolable. Creemos que el amor no se puede controlar. ¿Qué voy hacer si estoy enamorado?. No puedo hacer nada, ¡estoy enamorado! O lo opuesto: No hay nada que hacer, ya no lo amo. Hablamos como si el amor fuera incontrolable, pero la Biblia dice que el amor es controlable. En efecto, Jesús ordenó que nos amáramos unos a otros.
El amor es un asunto de dos cosas: Primero, el amor es un asunto de elección. La Biblia dice: Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto (Colosenses 3:14). Nótese esta palabra vístanse. El amor es algo que podemos decidir tener. Si fuera un sentimiento, no lo podríamos mandar. Pero podemos mandar en una elección. Y el amor es una elección. Es controlable.
La Biblia también dice que el amor es un asunto de conducta. El amor es algo que hacemos. Es una acción, no un sentimiento. El apóstol Juan lo expresó en esta forma: “Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad” (1ª Juan 3:18). Muy a menudo amamos con palabras, pero no con acciones.
La Biblia nos dice que hay cinco pasos que necesitamos tomar para aprender a amar a las personas. Estoy convencido de que podemos aprender amar a cualquiera si damos estos pasos.
Antes de mostrarle cómo amar a otros sinceramente, quiero que se haga un cuadro en su mente de esas personas a quienes considera difícil de amar: Ese familiar detestable, un vecino problemático, o un compañero de trabajo desagradable. ¿Cómo puede aprender a amar a este tipo de personas? A continuación hay cinco pasos.

1.- Experimentar personalmente el amor de Dios.
Primero, antes de poder amar a otros, debemos sentir y entender; cuán profundamente nos ama Dios, en Efesios leemos: “para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios” (Efesios 3:17-19).
Hagamos un círculo en las palabras comprender y conocimiento de ese pasaje. Dios quiere que comprendamos su amor, y quiere que conozcamos su amor. ¿Por qué? 1ª Juan 4:19 declara que amamos porque Dios nos amó primero. ¿Por qué es importante sentirnos amados por Dios? Porque con frecuencia las personas que no se sienten amadas son las personas que no demuestran el amor.
Cuando nos sentimos en realidad amados, sentimos que podemos dar amor. Así que, primero necesitamos experimentar el amor de Dios en nosotros. Jesús dijo: “Que se amen los unos a los otros, como yo los he amado” (Juan 15:12). Ese es el modelo.



2.- Perdonemos a nuestros enemigos.
El segundo paso para aprender a amar a otros; Es perdonar a quienes nos hirieron. Colosenses 3:13 dice: “soportándose unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”. Es imposible amar por completo a alguien y al mismo tiempo estar resentido con otra persona. No puedo amar realmente a alguien si todavía tengo coraje contra otros. Y un corazón amargado es un corazón dividido.
Muchas personas tienen una causa justa para su enojo. Pero tenemos que dejar atrás el pasado y seguir adelante. Para comenzar a amar hoy a las personas, debemos cerrar la puerta del pasado. Y sólo existe una forma de hacerlo, ¡perdonar! Perdonemos, por nuestro bien, a quienes nos hirieron y no porque ellos lo merezcan. Hagámoslo para restaurar nuestro corazón.

3.- Comencemos a tener pensamientos amorosos.
El próximo paso para aprender a amar a otros es tener pensamientos amorosos. La palabra de Dios nos recuerda: “no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.” (Filipenses 2:4-5). Ahora bien, ¿qué significa tener pensamientos amorosos? Significa que empezamos a interesarnos en las necesidades, dolores, problemas, deseos y metas de otras personas y no sólo en las nuestras. Es más fácil entender a otra persona, cuando caminamos una milla en sus zapatos, como dice el dicho. Este es un hecho de la vida: la gente herida lastima a la gente. Si alguien lo lastima, es porque esa persona está herida. La gente herida daña a otros. Lo que necesitamos hacer es mirar más allá de los defectos de esa persona para ver sus necesidades. Entonces podemos aprender a amar.
Las personas a las que desearíamos pasar por alto son aquellas que necesitan desesperadamente dosis masiva de amor. Todos necesitamos amor. Si una persona no puede obtener amor, se esforzará por obtener atención. Y si no puede obtener una atención positiva, se esforzará por atraer una atención negativa. En el subconsciente está diciendo: Me haré notar de una forma u otra.

4.- Actuemos con amor
El cuarto paso para aprender a amar, es actuar con amor. Tal vez estemos diciendo: “No podremos hacer esto, sería un hipócrita”. No, es lo que se llama amar por fe. Cuando amemos por fe, y actuemos de acuerdo a ese amor, comenzaremos a sentirlo.
Este es un punto importante. Es más fácil tener sentimientos como resultado de lo que hacemos, que actuar como resultado de nuestros sentimientos. Si actuamos como si estuviéramos entusiasmados, pronto comenzaremos a sentirnos entusiasmados. Si actuamos como si estuviéramos contentos, antes de que nos demos cuenta estaremos contentos. Si comenzamos a actuar con amor, pronto nos sentiremos amorosos.

5.- Espere lo mejor
El último paso para aprender a amar a otros, de alguna forma, es el más difícil: Esperar lo mejor de ellos. De esa persona que no nos cae bien, esperemos lo mejor. 1ª de Corintios 13:7 dice que si amamos a alguien… siempre creerá y siempre esperará lo mejor de ella. El amor espera lo mejor. Cuando esperamos lo mejor, obtenemos lo mejor. Eso es amar por fe. El amor es contagioso, y cambia a la gente.

Experimentemos el poder resucitador de Dios.
En Apocalipsis 2, Cristo le habla a la iglesia de Efeso. Les habla acerca del amor que perdieron: Su amor por Dios. Ese amor se había convertido en algo frío y sin pasión y seguían de una forma mecánica su compromiso con Dios. Jesús les dijo que siguieran tres pasos para reavivar ese amor. Estos pasos también pueden aplicarse para reavivar cualquier relación. Jesús dijo: ¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio (Apocalipsis 2:4-5). 1.- Recordar, 2.- Arrepentirnos y 3.- Volver a practicar el amor.

SIGUENOS