AllaNad

Preparando el camino.

LA PALABRA DE DIOS HACE QUE LA VIDA FUNCIONE

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos;
y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. Hebreos 4:12

Dios nos dio su Palabra para que pudiéramos saber cómo vivir de la forma correcta. La Biblia nos lo dice con claridad. Nos dice qué está bien y qué está mal. Cuando vivimos de esta manera, la vida funciona. Cuando vivimos de otra manera, no funciona. La Palabra de Dios nos edifica, alimenta nuestra alma y nos da fuerza, dirección, guía, esperanza, aliento y fe.

Las leyes de Dios son para nuestro beneficio. Dios no nos da reglas para que Él pueda entonces tener una razón para fulminarnos con un rayo si no las obedecemos a la perfección. Él quiere mostrarnos cómo evitar las cosas que nos dañarán o arruinarán nuestra vida.

La Palabra de Dios es la Verdad.
“Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” Juan 17:17
Dios nos ha brindado su Palabra, un recurso tan maravillosamente confiable, para que siempre conozcamos la verdad. En ella siempre encontraremos consuelo y fuerza; sabiduría y conocimiento; amor y fe; paz y gozo; liberación y libertad; claridad y dirección; plenitud y restauración; fructificación y propósito.

Hay consecuencias ante la desobediencia continua a los caminos de Dios. Los que probamos las bendiciones de Dios y vimos que son buenas, entendemos lo maravilloso que es tener a Dios guiándonos día tras día. Cuando nos negamos a buscar consejo en el mundo y en cambio encontramos todo lo que necesitamos en la Palabra de Dios, fluye continuamente en nuestra vida el poder de Dios. Y ese tipo de vida da fruto que perdura.

La Palabra de Dios nos ha dado “...preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia” 2ª. Pedro 1:4. Su Palabra nos eleva por encima de cualquier problema y nos ayuda a lograr una naturaleza santa como la suya. Nos saca de la vida que no tiene salida, del callejón oscuro y nos lleva a la luz verdadera.

La Palabra de Dios nos protege.
“Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.” Dt. 11:18

La Palabra de Dios es un arma de guerra espiritual que podemos usar para protegernos. “Tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” Efesios 6:17. Para poder usarla como arma, debemos leerla, meditarla, hablarla y alabar a Dios por ella todos los días.





La Palabra de Dios nos dice cuánto nos ama Él y nos muestra hasta qué punto llegó Dios para probarnos su amor, es por eso que llega a lo más profundo de nuestro corazón. Nada penetra nuestras almas o cambia nuestras vidas tan profundamente como el amor sincero, y el amor de Dios es el más sincero de todos. Cuando leemos la carta de amor de Dios podemos entender mejor su corazón amoroso hacia nosotros.

La importancia de la Palabra de Dios.
“Hijo mío, guarda mis razones, y atesora contigo mis mandamientos. Guarda mis mandamientos y vivirás, y mi ley como las niñas de tus ojos.” Prov. 7:1-2
Necesitamos alabar a Dios cada día por su Palabra. Sin la Palabra de Dios hacemos cosas que destruyen nuestras vidas. Sin la Palabra de Dios intentamos encontrar satisfacción en cosas que no perduran. Sin la Palabra de Dios intentamos vivir la vida según nuestros propios términos y luego nos preguntamos por qué no somos felices.
Cuando alabamos a Dios, porque su Palabra es confiable y nunca falla, esto nos da vida, satisfacción, plenitud, absoluta dirección, alienta nuestros espíritus vacíos y enriquece nuestras vidas al máximo, y entonces el poder de la alabanza a Dios hará que su Palabra penetre más profundo en nuestra alma, mucho más profundo que antes.

La Palabra de Dios es útil para.....
“Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” 2ª. Timoteo 3:16-17
Pablo escribe esta carta para uno de sus hijos en la fe: Timoteo. Preocupado por él, escribe una recomendación que sale de su corazón, esperando que Timoteo siga sus recomendaciones y también lo pueda transmitir a las demás iglesias. Pablo da una lista importantísima de la utilidad de la Palabra de Dios, que funcionó en aquel entonces, y también funciona para nosotros el día de hoy.

1.- “...útil para enseñar.”
El primer propósito de la Palabra de Dios es, enseñarnos el corazón de un Padre amoroso. Nos enseña también los principios del Reino de los Cielos por los cuales debemos nosotros caminar.

2.- “...útil para redargüir.”
La Palabra de Dios nos hace ver nuestras fallas y nos indica el camino por el cual debemos andar. Cuando estemos leyendo su Palabra, y ésta nos revele actitudes en nuestro corazón que están equivocadas, es tiempo de cambiar de rumbo nuestras vidas.

3.- “...útil para corregir.”
La Palabra nos dice que cuando Dios ama a alguien, lo corrige. Así debemos preparar nuestros corazones para ir corrigiendo esas áreas obscuras de nuestra vida, y dejemos que la Palabra de Dios alumbre nuestro corazón. ¿Habrá algo qué corregir en nuestra vida?

4.- “...útil para instruir en justicia.”
La vida cristiana se convierte en un deleite cuando dejamos que Dios nos instruya en justicia. Dejamos atrás las amarguras, las contiendas, los robos, las balanzas falsas, los chismes, etc. Muy pronto empezaremos a cosechar las buenas decisiones que empezamos a hacer cuando obedecemos la Palabra de Dios. Dejemos que la Palabra nos instruya en justicia.

“Sino que en la ley del Señor está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto a su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.” Salmos 1:2-3

SIGUENOS