AllaNad

Preparando el camino.

AÑO NUEVO

“El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada”. Proverbios 13:4

Año nuevo es un tiempo para meditar en los propósitos que nos hicimos el año anterior y los de este año. Es tan importante poder distinguir entre tener propósitos y cumplirlos, ya que si no hicimos el esfuerzo en el año anterior, los nuevos propósitos pueden convertirse también en sólo deseos de cumplirlos.
Hay muchas personas que se proponen nuevas metas para cambiar, alcanzar, quitar malos hábitos y crearse unos mejores, sólo que es muy importante que podamos esforzarnos hasta el final y ver buenos resultados en nuestra vida. No te quedes sólo deseando, sé diligente y serás prosperado.

Lo más importante… Dios
Dios debe ser lo más importante para nosotros año con año. Dios tiene grandes metas que debemos alcanzar tanto para nuestra vida familiar y personal. Recuerda que no debemos vivir sólo con el deseo de cambiar, tenemos que esforzarnos, habrá cosas que se compliquen, pero este año es una nueva oportunidad para alcanzar lo que Dios tiene para nosotros.

¿Qué alcanzar?
Podemos proponernos alcanzar buenas cosas, pero deben ser cosas que afecten nuestra vida de una forma que cambie el rumbo del camino, quizá algunas de las cosas que te propones para alcanzar llegarán en un momento donde ya no querrás seguir, pero si tú sabes que esto te llevará a otro nivel en tu vida o familia, debes esforzarte para conseguirlo. Recuerda que las personas que alcanzan el éxito, son aquellas que hacen lo que a los perezosos no les gusta hacer y estas personas lo hacen no por que les guste hacerlo sino porque al final verán nuevos logros.
Avanza, no retrocedas, has cosas nuevas, no desmayes, busca a Dios con todo tu corazón, camina conforme a la guía del Espíritu Santo, da más de tu tiempo para Dios, aprende a dar más por la bendiciones que Dios te ha dado, lee Su palabra y ora por más tiempo. Todas estas cosas te ayudarán a alcanzar lo que Dios quiere que alcances.
En este año piensa en los buenos propósitos que Dios tiene para ti. Esto es mucho más que el correr a media noche para comerte doce uvas, corriendo con las maletas vacías, y una serie de cosas que son sólo suposiciones que la gente que no conoce a Dios las hace para obtener prosperidad. La Biblia dice: “el alma de los diligentes será prosperada”. Proverbios 13:4 y sólo aquellos que honran y buscan a Dios con todo su corazón pueden ser prosperados por Dios mismo.

Da gracias por el cuidado de Dios
Él nos ha bendecido en todo el año que pasó y desea bendecirnos mucho más en este año nuevo, debemos ser agradecidos por Su cuidado, protección, amor, misericordia, provisión y por el privilegio de servirle.
Posiblemente en este año que paso no viste los resultados que hubieras querido ver, pero sólo es cuestión de tiempo y esperar en Él y cuando menos lo esperes verás cosas increíbles de parte de Dios.


¿Qué queremos que suceda este año?
Cada uno de nosotros deseamos tener este año cosas mejores; llenos de las bendiciones de Dios. Queremos disfrutar de una buena salud, tener un trabajo que nos bendiga, experimentar el gozo y vivir en paz.
Pero, qué es lo que vamos a hacer al recibir estas bendiciones que sin duda alguna, Dios quiere darnos. Dios desea que no dejemos de ver todo como bendición, porque en ocasiones nos olvidamos de estar agradecidos con la salud, con nuestro trabajo y los tiempos de paz y reposo que Él nos da.
En este año que está por comenzar, muchas de las cosas que sucederán en nuestra vida, dependerán de nosotros mismos. Nuestras decisiones nos ayudarán a construir nuestra propia vida; diariamente estamos edificando con materiales que nosotros mismos escogemos.
Siempre debemos sembrar para poder cosechar cosas buenas; la siembra que hagamos determinará lo que recojamos el día de mañana. La vida se nos presenta como una oportunidad; labramos con nuestras manos el destino que Dios ha puesto delante de nosotros. Si actuamos inteligentemente podemos estar seguros de que la felicidad estará en cada uno de nosotros.
Debemos esforzarnos en la vida con sabiduría y valor. Hay personas que con su ejemplo nos pueden estimular y ayudar a alcanzar nuevas metas. Sin duda el ejemplo de nuestro Señor y Salvador Jesucristo debe ser nuestro principal ejemplo.
Recuerda que Dios está de tu lado y puedes inspirarte para llegar a otro nivel en este nuevo año, ve cada situación como una oportunidad para crecer, aprender y avanzar. Dios cada día quiere enseñarnos cosas nuevas, desea que crezcamos en fe y paciencia.
Hay muchas cosas que posiblemente queremos alcanzar y pueden ser cosas buenas pero, las más importantes son las que Dios quiere que alcancemos. Como por ejemplo:

• Una mayor entrega hacia el Señor
• Darle más de nuestro tiempo
• Servirle con excelencia
• Mayor santidad en nuestra vida
• Cambiar aún más nuestro carácter
• Llevar a más personas a los pies de Cristo, etc.

Quizá estas sean cosas que tienes que cambiar, esfuérzate para alcanzarlas, no te quedes sólo con el deseo de quererlas alcanzar, nunca pienses que ya no podrás hacerlo, Dios está de tu lado.

SIGUENOS