AllaNad

Preparando el camino.

EL ESPÍRITU SANTO.

“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre”
Juan 14:16

El Espíritu Santo es Dios, y es el más maravilloso de todos los dones que nos da el Señor. Y a su vez, el Espíritu Santo nos da dones que son más valiosos que cualquier otra cosa que podamos recibir. Tratar sus dones con ligereza sería una transgresión. Rechazar al Espíritu Santo, o hablar mal de Él sería algo impensable para cualquiera que le conociera. Apenarle con nuestras acciones, es algo que hay que evitar cueste lo que cueste. Una vez que hemos sentido la presencia del Espíritu Santo habitando en nosotros y guiando nuestra vida, jamás podríamos tolerar la vida sin Él.
Podemos ver en las Escrituras al Espíritu Santo obrando de muchas formas y maneras, y también a través de muchos símbolos, tales como una paloma, agua, fuego, aceite, y otros más. Pero lo más importante es que hagamos de su presencia una prioridad en nuestra vida. Hay algunas razones para pedir la llenura del Espíritu Santo. Las que siguen son sólo algunas:

1. El Espíritu Santo nos consuela. Jesús lo llamó el Consolador (Juan 14:26) ¡Qué maravilloso es que Dios nos ame lo suficiente como para enviar a su Espíritu para que nos consuele!

2. El Espíritu Santo nos convence del mal. Nos convence del mal, pero no nos condena por ello. Hay una gran diferencia, una cosa lleva a la restauración y la otra a la derrota. “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8)

3. El Espíritu Santo nos da la capacidad de obedecer a Dios. Es imposible obedecer a Dios en todas las cosas, pero si el Espíritu Santo nos capacita podremos hacerlo. “Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra”. (Romanos 7:6)

4. El Espíritu Santo nos guía. No podemos ir donde debemos sin la guía del Espíritu Santo. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”. (Juan 16:13)

5. El Espíritu Santo nos enseña. No hay mejor enseñanza que la que nos da el Espíritu Santo. Va directo al corazón y no se anda con rodeos. “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”. (Juan 14:26)

6. El Espíritu Santo nos da poder. Somos completamente impotentes en la vida sin el Espíritu Santo. “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”. (Romanos 15:13)




7. El Espíritu Santo nos da dones espirituales. Los dones del Espíritu nos ayudan a vivir con éxito y a dar fruto para el Reino de Dios. “Testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimiento del Espíritu Santo según su voluntad”. (Hebreos 2:4)

8. El Espíritu Santo nos ayuda a orar. No podemos orar con eficacia sin que nos capacite para ello el Espíritu Santo. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. (Romanos 8:26)

9. El Espíritu Santo nos lleva a Jesús. Si hemos hecho de Jesús el Señor de nuestras vidas, el Espíritu Santos nos trajo hasta allí, llenándonos de Sí mismo. “Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. (1ª Corintios 12:3).

10. El Espíritu Santo nos hace fuertes. Nos dará fuerza añadida cuando más la necesitemos. “Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu”. (Efesios 3:16)

11. El Espíritu Santo nos da palabras que decir. Podemos ser guiados por el Espíritu Santo cada vez que hablamos con alguien. “Porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir”. (Lucas 12:12)

12. El Espíritu Santo nos renueva. La capacidad de ser renovados y revividos proviene enteramente de la obra del Espíritu en nuestras vidas. “Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”. (Tito 3:5)

13. El Espíritu Santo nos ayuda cuando somos débiles. Nos da la capacidad de hacer lo que no podríamos hacer solos. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad”. (Romanos 8:26)

14. El Espíritu Santo revela las cosas de Dios. La única forma en que podemos entender las cosas de Dios es mediante el poder del Espíritu Santo. “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios”. (1ª Corintios 2:10)

15. El Espíritu Santo nos asegura que somos hijos de Dios. Necesitamos estar seguros de que somos amados hijos de Dios porque esto afectará todo lo que hagamos en la vida, y el Espíritu Santo nos ayuda a reconocer esto. “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”. (Romanos 8:16)

Valoremos la obra del Espíritu Santo en nosotros. Jesús entendió la importancia de esto, y cuando fue al desierto para ser tentado en el principio de su ministerio, dice la Biblia que estaba lleno del Espíritu Santo.
Jesús dijo: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

SIGUENOS